El significado hebreo de ¡BÁSAR TOB!

¡BÁSAR TOB! Es una de las frases más preciosas del Antiguo Testamento. Increíblemente, es una de las más desconocidas en el cristianismo de hoy.

Para los antiguos, eran palabras que los llenaban de vida. Estas palabras eran tan llenas de poder que tan sólo oírlas, un moribundo recobraba la vida de un instante al otro. Tan llenas de poder, que tenían el poder de que el oyente pasara de muerte a vida en tan sólo un instante.

¡BÁSAR TOB! ¡BÁSAR TOB! ¡BÁSAR TOB! Estas eran las palabras que gritaba a todo pulmón el mensajero que corría desde el campo de batalla hasta la ciudad donde ansiosamente esperaban su mensaje.

Tan pronto los vigías escuchaban el grito de ¡BÁSAR TOB! lo repetían a la multitud que desfallecía dentro de las murallas de la ciudad. Eran las BUENAS NUEVAS de la victoria del rey. Una victoria que el rey logró fuera de la ciudad sin ayuda alguna de los moradores de la ciudad. Ellos eran igual a muertos por el largo sitio en manos del enemigo. Pero tan pronto escuchaban el grito de ¡BÁSAR TOB! pasaban de muerte a vida. El grito de las GRANDIOSAS BUENAS NUEVAS de la victoria del rey penetraba hasta lo más profundo de su ser, y recobraban nuevas fuerzas.

Los moradores de la ciudad se regocijaban y se alistaban para dar la bienvenida a su rey victorioso. Cuando el rey se acercaba se daba la orden para levantar las cabezas de las puertas para que el rey entrara victorioso a su ciudad. Al entrar, lo recibía la adulación de su pueblo que repetía la hazaña de su victoria: ¡BÁSAR TOB! ¡BÁSAR TOB! ¡BÁSAR TOB! “BÁSAR” significaba “Buenas Nuevas”. “Tob” era el superlativo: “Las más gloriosas buenas nuevas”. Eran gloriosamente buenas porque el pueblo en un momento había estado condenado a una muerte inevitable en manos del enemigo, pero con la victoria del rey, el pueblo recibía la salvación. La salvación que les daba el rey era totalmente por una victoria ajena a la participación de cualquiera de ellos. Ellos no estaban en condiciones de luchar por su salvación pues estaban en sus últimos suspiros. Eran muertos vivos.

El grito de ¡BÁSAR TOB! para los antiguos hebreos era la certeza de salvación, la derrota de un enemigo mortal, un combate ya ganado por un invicto guerrero, su glorioso rey. La vida del pueblo se desenvolvía en torno a aclamar, adorar, y repetir la gran hazaña salvadora del invicto rey.

Las palabras ¡BÁSAR TOB! son las palabras hebreas que significan ¡BUENAS NUEVAS! Mas tarde estas palabras se encontrarían en los labios de Jesús: “El tiempo se ha cumplido y el reino de Dios se ha acercado; arrepentíos y creed en el evangelio” (San Marcos 1:15).

¡Más Sobre Basar Tob!

@copyright: Haroldo S. Camacho, Ph.D., Septiembre 2008, Palm Springs, CA. Este estudio se puede copiar y distribuir gratuitamente sin redacción alguna. Prohibido distribuir para venta.

Written on February 21st, 2012

Justificados en Cristo is proudly powered by WordPress and the Theme Adventure by Eric Schwarz
Entries (RSS) and Comments (RSS).

Justificados en Cristo